26-07-2019

Estado paraguayo cumple con acuerdo de solución amistosa en el caso del niño soldado Pedro Antonio Centurión

“Los peticionarios alegaron que en el mes de marzo de 2000, el niño Pedro Antonio Centurión, de nacionalidad argentina y de 13 años de edad, habría sido reclutado forzosamente para prestar el servicio militar obligatorio. Según los peticionarios, el niño habría sido retirado de su casa por miembros del ejército paraguayo, quienes lo habrían trasladado a un cuartel. Según la petición inicial, la madre de la víctima habría acudido a las instalaciones del cuartel a informarle a las autoridades que su hijo era argentino y menor de edad, ante lo cual un capitán del Ejército Nacional le habría manifestado que la nacionalidad y edad de su hijo no eran de importancia y “que se encargaría de resolver eso” y “que él ya tenía la estatura y el cuerpo necesario” por lo cual le habrían impedido retirar al niño del cuartel.

Adicionalmente, los peticionarios señalaron que Pedro Antonio Centurión habría sido trasladado a “Fortín Cano”, en donde habría pasado “hambre y dificultades de toda índole” por lo cual habría intentado fugarse en el mes de julio de 2000, pero habría sido capturado nuevamente a 40 kilómetros del cuartel y conducido al destacamento militar de “Vista Alegre”, en donde el 12 de septiembre de 2000, habría fallecido en “extrañas circunstancias”.

Destacan que, conforme al peritaje forense, Pedro Antonio Centurión habría muerto como resultado de un impacto de arma larga de fuego. Los peticionarios alegaron que para que el niño Pedro Antonio Centurión cumpliera con el servicio militar obligatorio, miembros del ejército habrían falsificado su documento de identificación con el objeto de asegurar que poseía la edad necesaria para cumplirlo, así como también que era nacional de Paraguay” (https://www.oas.org/es/cidh/decisiones/2018/PYSA12699ES.pdf)

La madre del niño soldado, doña Semproniana Centurión no tuvo justicia en el ámbito interno y decidió recurrir a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, la cual admitió la petición -caso Nro. 12.699: “PEDRO ANTONIO CENTURION”, con el acompañamiento de la Asociación de Familiares Víctimas del Servicio Militar (AFAVISEM)

El Estado paraguayo informó en el 2009 “…que habría realizado las siguientes medidas de reparación: 1) ascenso póstumo al grado de Vice Sargento 1º a la presunta víctima] y 2) derecho al cobro de pensión a los familiares de la víctima. Por otro lado, destacó los avances en la legislación paraguaya referentes al proyecto de ley que modificaría las leyes Nº 569/75 del Servicio militar obligatorio y la Ley 123/52 del Centro de Instrucción Militar para Estudiantes y de Formación de Oficiales de Reserva (CIMEFOR). Dicho proyecto de ley, prohibiría en forma absoluta la incorporación de menores de 18 años al servicio militar. En ese mismo sentido, el Estado manifiesta que el Comandante en Jefe de la Fuerza Armada de la Nación habría dictado el 3 de marzo de 2006, la Orden Especial Nº 42 que de acuerdo con lo manifestado por el Estado de Paraguay prohíbe el reclutamiento de personas menores de 18 años. (https://www.cidh.oas.org/annualrep/2009sp/Paraguay788-05.sp.htm), ambos proyectos fueron aprobados y son leyes vigentes en la actualidad.

En el 2011, el Estado paraguayo firmó un acuerdo de solución amistosa con la señora Semproniana Centurión, que incluye varias medidas de reparación, asumiendo la responsabilidad internacional.

A lo largo del proceso, la madre de Pedro atravesó por varios problemas económicos y necesitaba continuar con el juicio de sucesión de su hijo fallecido. Acudió a la Defensoría en lo Civil y Comercial de Luque, a cargo de la Abg. Clarisse Cáceres. En ese entonces doña Semproniana debía cobrar una pensión y a los efectos del cobro de la misma, precisaba ser declarada como heredera – uno de los requisitos exigidos por el Ministerio de Hacienda-

La defensora Cáceres impulsó el proceso y el juzgado resolvió declarándola como heredera y en tal carácter con derechos a los bienes relictos y sin perjuicio de terceros. También la acompañó en el proceso de cumplimiento del acuerdo de solución amistosa en lo relativo a la reparación pecuniaria.

Otro de los compromisos asumidos por el Estado, fue cumplido en fecha 23 de julio de 2019, la transferencia de un inmueble, lo cual ha sido muy valorado por la señora Semproniana, aunque el dolor por la pérdida de un hijo es irreparable.


Para mayor información:

Informe de la CIDH sobre el Acuerdo de Solución Amistosa

https://www.oas.org/es/cidh/decisiones/2018/PYSA12699ES.pdf