08-06-2021

Con recurso extraordinario de casación Defensa Pública logra absolución y libertad de su representado

La Corte Suprema de Justicia hizo lugar al Recurso Extraordinario de Casación interpuesto por el defensor público, Carlos Arce Letelier, disponiendo por decisión directa la absolución del representado y su inmediata libertad.

En el juicio oral y público, la defensa interpuso incidente de nulidad de auto de apertura y nulidad de la acusación por falta de descripción del hecho objeto del juicio, por considerar que ni la acusación ni el auto de apertura describían de forma clara, detallada y circunstanciada el hecho (circunstancias fácticas) atribuidas al acusado. La defensa sostenía que esta situación traía aparejada la violación al debido proceso y al derecho a la defensa por cuanto no era posible asumir una defensa eficiente si no se conocían de antemano cuales son los hechos atribuidos.

El Tribunal de Sentencia no hizo lugar al incidente y condenó al acusado a la pena privativa de libertad de 12 años. En el recurso de apelación especial la defensa expuso nuevamente los fundamentos expuestos en el incidente inicial sumado a que la sentencia condenatoria tampoco describía el hecho dado por probado y atribuido al asistido por la Defensa Pública.

El Tribunal de Apelaciones confirmó la sentencia. Por su parte la Corte, al analizar el recurso planteado, concluyó que el planteamiento de la Defensa Pública se sustentaba en argumentos contundentes con relación a que ni la acusación ni el auto de apertura a juicio no describían concretamente cual era el hecho acusado al defendido por la Defensa Pública.

La Corte manifiesta a través de su resolución que: “…se verifica entonces que ni la acusación formulada por el Ministerio Público, presentada el 20 de enero de 2016, ni el auto de apertura, ni la sentencia definitiva, contienen un relato de hechos que describan un modelo de conducta atribuible al representado. En consecuencia no es posible determinar legalmente los presupuestos de su punibilidad, conforme lo establecido en el artículo 14 del Código Penal y tampoco se puede realizar un control judicial de la correcta o errónea aplicación del derecho según el artículo el Código Penal Procesal. Esta situación constituye una violación a lo exigido por nuestro ordenamiento procesal como requisito de la acusación, en el auto de apertura y en la sentencia, establecidos en el Código Procesal Penal y que esta irregularidad es de tal entidad que constituye un vicio de la sentencia que habilita el recurso decasación”.

El fallo establece también que “… así las cosas, asiste razón al recurrente en relación al incidente de nulidad del auto de apertura por indeterminación del objeto del juicio en relación al representado, pues para ejercer la defensa, esta debe conocer de antemano los hechos que se le atribuyen al imputado y no recién a lo largo de juicio oral y público a través de los alegatos del Ministerio Público y la producción de la prueba…”.

Ante todo esto la Corte Suprema de Justicia dispuso hacer lugar al recurso extraordinario de casación… y anular parcialmente la sentencia recurrida y absolver al acusado y ordenar su inmediata libertad.

Lo más resaltante de esta Resolución es que la indeterminación de la conducta, acción y omisión, atribuida al acusado, viola las disposiciones contenidas en el código procesal penal, y que todo esto afecta al derecho a la defensa en juicio consagrado como una garantía en nuestra Carta Magna.

Vinculo para ver o descargar la Resolucion: http://www.mdp.gov.py/application/files/4816/2315/...