03-08-2021

Mediante Casación, la Defensa Pública logra anular condena de un asistido a 20 años de prisión


La Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia resolvió hacer lugar al recurso extraordinario de Casación interpuesto por el defensor público de Asunción, Diego Fabián Duarte Céspedes. El fallo de la Corte anuló el acuerdo y sentencia dictado por el Tribunal de Apelación en lo Penal, Tercera Sala de la Capital, igualmente por decisión directa anuló la Sentencia Definitiva dictada por el Tribunal de Sentencia N° 1 de la Capital y el auto interlocutorio del Juzgado Penal de Garantías que ordenó el auto de apertura a juicio oral y público.

En el presente caso el Ministerio Público presentó acusación contra el representado de la Defensa Pública por la comisión de hechos punibles de abuso sexual, incesto y coacción sexual y solicitó que se dicte el auto de apertura a juicio oral y público.

En la audiencia preliminar, el Ministerio Público se ratificó en la acusación y la defensa privada planteó cambiar la calificación y que se apliquen las reglas del procedimiento abreviado. Se le corrió traslado de la pretensión defensiva al Ministerio Público, que se allanó al pedido de cambio de calificación y aplicación del procedimiento abreviado. Atendiendo tales circunstancias, el Juzgado Penal de Garantías tuvo por concluida la audiencia preliminar y citó a las partes a los efectos de notificar lo resuelto.

Sin embargo, acto posterior, el Juzgado Penal de Garantías dictó una providencia que revocó lo resuelto, y dispuso la prosecución de la audiencia al día siguiente donde el Ministerio Público se rectificó y se vuelve a ratificar en la acusación presentada; y esta audiencia se desarrolló sin la presencia del acusado.

Concluida la audiencia preliminar, el Juzgado Penal de Garantías dictó el auto interlocutorio resolviendo la elevación de la causa a juicio oral y público.

En el juicio oral y público, en la etapa de los incidentes previos, el Defensor Público interviniente promovió un incidente de nulidad del auto de apertura a juicio, invocando que el acusado no estuvo presente en la audiencia preliminar, por lo que este acto procesal no se realizó conforme lo dicta la norma procesal. La audiencia preliminar desarrollada en ausencia del imputado violó las reglas procesales de sustanciación de este acto y afectó el derecho a la defensa en juicio y por consiguiente es un acto nulo.

Esta diligencia consiste en una audiencia entre las partes para fundamentar sus pretensiones y una de las partes del proceso penal es el imputado. La presencia del mismo es necesaria y la presencia del abogado defensor no convalidó el acto procesal, puesto que la posibilidad de que el abogado defensor supla al imputado en un acto procesal está prevista para otros supuestos que no se dieron en el caso concreto.

Inclusive, en la audiencia preliminar, el imputado puede solicitar que se reciba su declaración y en el caso del desarrollo en su ausencia no pudo hacer uso del derecho a la defensa material, lo que refuerza la necesidad de la presencia del imputado en la audiencia preliminar.

En conclusión, la audiencia preliminar efectuada en ausencia del imputado, aún con la presencia del abogado defensor resultó violatoria de las reglas procesales que la rigen, afectó el derecho a la defensa en juicio y el debido proceso legal.

El incidente de nulidad planteado por el Defensor Público al inicio del juicio oral y público fue rechazado por el Tribunal de Sentencia, interponiéndose en esa oportunidad el recurso de reposición con reserva de recurrir en apelación. El juicio oral y público siguió su curso y se condenó al procesado a 20 años de pena privativa de libertad.

Una vez presentado el recurso de apelación especial, el Tribunal de Apelación en lo Penal resolvió confirmar la sentencia y rechazar el incidente propuesto, mencionando que no se observaron vicios formales para declarar la nulidad del auto de apertura a juicio oral y público.

Contra este Acuerdo y Sentencia del Tribunal de Apelación, el Defensor Público también promovió un recurso extraordinario de casación y la Corte Suprema de Justicia entendió que efectivamente el Tribunal de Apelación en lo Penal incurrió en una fundamentación insuficiente con relación a los agravios expuestos por la defensa en el recurso de apelación especial, lo que habilitó la casación de la sentencia.

En consecuencia, la Corte Suprema de Justicia, Sala Penal, con votos en mayoría resolvió anular el auto de apertura a juicio oral y público, la sentencia definitiva del Tribunal de Sentencia y el Acuerdo y Sentencia del Tribunal de Apelación, ordenando el reenvío para la realización de una nueva audiencia preliminar en la presente causa.




Vínculo para ver o descargar la Resolución: http://www.mdp.gov.py/application/files/7216/2800/6734/Fidelino_Aguirre_comprimido.pdf