14-02-2020

Lorena Segovia: “El objetivo de la ley 6.486/2020 no es la adopción, sino que el niño o niña viva en familia”

La nueva ley de adopciones simplificará los procesos y acortará los plazos para adopción en nuestro país, los cuales duraban 7 años con la ley anterior, actualmente durarán solo 8 meses. Esta Ley 6.486/2020 “De promoción y protección del derecho de niños niñas y adolescentes a vivir en familia, que regula las medidas de cuidados alternativos de adopción”, se aplicará a las instituciones involucradas en cuestiones sobre la niñez. Uno de los puntos más relevantes dentro de los nuevos deberes de los defensores y defensoras públicas tras la modificación de la ley, es la de disponer medidas de protección con la obligación de informar al juzgado de la niñez o al juzgado de paz (en caso que no existiere en ese lugar un juzgado de la niñez), en un plazo de 24 horas.

Para asumir esta gran responsabilidad y atribuciones otorgadas a la Defensa Pública, se deberá contar y fortalecer equipos técnicos que acompañen a los defensores ya que para instalar medidas de protección, es necesario el asesoramiento de psicólogos y trabajadores sociales que permitan disponer aquellas cuestiones, que al defensor le son atinadas.

La ley pretende proteger y promocionar los derechos de los niños, niñas y adolescentes de vivir en familia, regularán los cuidados alternativos y el proceso de adopción, ya que anteriormente estos eran muy extensos, la misma, será una herramienta para que los plazos disminuyan y los juicios sean más cortos. El procedimiento se encuentra expresamente previsto en la ley, se tiene conocimiento de que los procesos se van desenvolviendo en etapas, estas se van desarrollando una tras otra y van cerrándose a medida que transcurren los estos plazos, lo que implica que el juez o la jueza que intervenga no tendrá la posibilidad de retrotraer el procedimiento o exigir nuevas diligencias por lo que se logra la garantía de la terminación del proceso.

Cabe destacar que al iniciar el procedimiento de un niño o niña separado de su cuidado parental, primero debe concluirse la posibilidad que el mismo pueda vivir con su familia y si esto no es posible, es declarado en estado de adopción, en donde comenzar un proceso de adopción a favor de ese niño niñas es posible y se seleccionan a las familias adoptivas. El objetivo de la ley no es la adopción en sí, sino que el niño o niña viva en familia y aun cuando la norma esté escrita, si no se pueden realizar los procesos de evaluación previstos en ella, estos procesos quedarán paralizados.

La Defensora General, Lorena Segovia, dio a conocer que debe existir todo un equipo técnico que analice previamente la situación del niño o la niña, ya que lo que se busca, es precisamente lo mejor para él o ella y esto surge luego de analizar las características propias de cada uno o una y las circunstancias que rodean su situación familiar o la posibilidad de adopción. Este trabajo lo hacen necesariamente los psicólogos y trabajadores sociales de los cuales se hallan carentes tanto el Ministerio de la Niñez como la Defensa Pública. “Desde nuestra institución, el riesgo de esta ley es la ausencia o insuficiente de la cantidad de equipo técnico, ya que es un trabajo que lleva tiempo, esfuerzo y dedicación y se necesita reforzarlo con capacitaciones si queremos que los procesos terminen en el plazo legal”- mencionó la titular del MDP.

Las primeras reuniones entre la Defensora General, Lorena Segovia, la Ministra de la Niñez, Teresa Martínez y la Ministra de la Corte Suprema Justicia, Carolina Llanes, realizadas semanas atrás, tuvieron la finalidad de determinar con qué equipo técnico cuentan estas instituciones de manera a poder llevar adelante este trabajo.

La Defensa Pública ya se encuentra realizando capacitaciones a psicólogos y trabajadores sociales además de la solicitud de comisionamiento de estos profesionales de otras instituciones a fin de paliar la situación, ofreciendo capacitación para los mismos.